Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

La guerra en Ucrania – Mariupol, Azovstal. Defensor de la ciudad sobre las etapas de las hostilidades y el cautiverio ruso.

Después de la rendición de la planta de Azovstal en Mariupol, algunos de los soldados que se defendían allí regresaron del cautiverio ruso. Entre ellos se encuentra Hinadezh Starchenko, soldado del Batallón de Defensa Territorial de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Como dijo en una entrevista con la Agencia de noticias polaca, «La ciudad se convirtió en ruinas y la gente, como en las películas post-apocalípticas, caminaba como zombis, porque ya no sentían nada, ni siquiera miedo a las bombas». “Vine a Polonia para contarles lo que sucede cuando cae en manos de la Federación Rusa”, dijo Starchenko.

Hennadiy Starchenko se unió a la Defensa Territorial de Ucrania el 26 de febrero. Luchó, defendiendo Mariupol, incluida la planta metalúrgica. Azovstalhasta el 18 de mayo.

– Nuestra tarea era proteger la infraestructura civil, incluido el puente a través del cual era posible el acceso a Azovstal. Allí estaba el cuartel general de la guarnición que defendía Mariupol. Este puente también era muy importante, y era la única forma de transportar alimentos y otras cosas a los militares y civiles que vivían en esa parte de la ciudad -dijo. Señaló que «el bombardeo de Mariupol ha estado ocurriendo casi a diario desde marzo». – Los rusos arruinaron toda la infraestructura. Nos atacaron con todo tipo de municiones. Primero dispararon desde tanques, luego lanzaron granadas. Dijo que civiles, soldados, niños y ancianos morían casi todos los días.

Starchenko admitió que lo más terrible fue bombardear aviones. – La primera vez que vi tal bombardeo fue una noche de marzo. Un avión militar lanzó una bomba sobre un edificio donde dormía gente. Dijo que todo lo que quedó de él fue un gran agujero de 10 metros de profundidad en el suelo. – Ya en marzo destruyeron la mayoría de los hospitales. No teníamos suficientes alimentos ni suministros médicos. No fue posible ayudar a todos los heridos. Dijo que nuestro personal médico llevó a militares y civiles a Azovstal, donde brindaron primeros auxilios.

– La ciudad quedó en ruinas, y la gente -como en las películas post-apocalípticas- caminaba como zombis, porque ya no sentían nada, ni siquiera miedo a las bombas o explosiones. Señaló que la gente moría en las calles porque ya no había asistencia médica en la ciudad, y casi no había gente.

READ  Invasión rusa de Ucrania. Garry Kasparov agudamente sobre Vladimir Putin

Mariupol Defender of Attack on Stage: Los rusos sabían que allí había un punto de reunión

Defensor de Mariupol mencionado el 16 de marzo – hoy Bombardeo de teatro dramáticoDonde los civiles se han refugiado. – Era un punto de reunión desde donde la gente salía hacia lugares seguros. Vi un avión lanzar una bomba de tonelada en este escenario. Los rusos sabían que este punto estaba allí. Había 1.200 personas en el teatro. Y no pude hacer nada. Tampoco sabía lo que le estaba pasando a mi familia: mi esposa y mis dos hijos. Recé para que no estuvieran en ese teatro. No había muchos refugios en Mariupol y no sabía dónde estaban.

Destrucción del Teatro Dramático de Mariupol (29 de marzo de 2022)Maxar

Mujer ucraniana en el ataque ruso al Teatro Dramático de MariupolTVN24

Según dijo, alrededor del 24 de marzo, el puente que defendía fue destruido casi por completo. – Entonces nos asignaron ayudar a evacuar a la población civil de la ciudad. Después de completar la tarea, regresamos a nuestra unidad en Azovstal. Cuando estuve allí, nos bombardearon con todo tipo de armas, aviones y barcos. No teníamos suficiente comida ni agua. Solíamos beber 200-300 gramos de agua al día y comer una vez al día. En ese momento, dijo, defendíamos Mariupol y Azovstal.

Dijo que el 16 y 17 de abril, todas las tropas que lucharon en Mariupol regresaron a Azovstal y se defendieron allí. Estos son el regimiento Azov, marines, defensa territorial, policía y guardias fronterizos. Había médicos, tanto civiles como militares. Los civiles se refugiaron en la fábrica. – Los promotores rusos estaban tan dispersos en ese momento que ya nadie peleaba en Azovstal, y Mariupol estaba bajo control. Rusia. No fue así, nos defendimos hasta el 16 de mayo, – explicó.

– A fines de abril, teníamos muchas personas heridas, muchas personas morían todos los días y no teníamos suficientes medicamentos. Cada bomba levantó una nube de polvo, asfixiando a la gente. El 18 de mayo se nos ordenó dejar de luchar. Las autoridades llegaron a un acuerdo de que todos los civiles serían evacuados primero, y luego nosotros, los militares, dejaríamos las armas y nos rendiríamos el 21 de mayo. Señaló que ninguno de nosotros, los defensores de Mariupol, queríamos rendirnos, pero para salvar la vida de los heridos, teníamos que deponer las armas.

READ  Ucrania. El ejército turco utilizó el dron Bayraktar por primera vez para atacar a los separatistas en Donbas

Starchenko en cautiverio ruso: no obtuvimos comida hasta el día siguiente por la noche y solo bebimos agua del río

Hennadiy Starchenko dijo que a principios de mayo todos los heridos serían evacuados y que el ejército ruso los tomó como rehenes para asegurarse de que los soldados ucranianos no pelearan. – Como resultado de las negociaciones, las autoridades rusas como parte en el conflicto prometieron que tan pronto como los soldados que defendían Azovstal se rindieran, podrían regresar a la zona que controlaban. Ucrania. Nos prometieron que la Cruz Roja y representantes de la parte ucraniana estarían presentes durante la evacuación para asegurarse de que todos llegáramos allí. Mi destacamento depuso las armas el 18 de mayo, alrededor de las 4 de la tarde, y durante el desarme, cuando entregamos las armas al ejército ruso, nos registraron, pero no había representantes de la Cruz Roja. El ejército ruso nos dijo que la guerra ha terminado para nosotros y que nuestro futuro es incierto.

Después de entregar las armas, explicó Starchenko, los llevaron en filas a los autobuses, y recién ese día vieron por primera vez a un empleado de la Cruz Roja. – Nos dio los documentos para llenar. Salimos de Azovstal en autobús en una línea especial a Olenivka: este es un lugar bajo el control de la pseudo-República de Donetsk. La columna estaba protegida solo por el ejército ruso. Llegamos a Ołeniwka el 18 de mayo. El cuartel en el que me encontré con otros presos era para 220 personas, eran 575, dormíamos en el piso de cemento, en el pasillo, en las escaleras. No había dónde acostarse. No conseguimos comida hasta el día siguiente por la noche, hasta entonces no nos dieron nada de nada, y solo bebimos agua del río. Él dijo: Me quedé allí durante una semana.

READ  Cada sexto municipio de los Países Bajos espía a la población
Foto del 7 de diciembre de 2022

Misa devastadora en MariupolFoto del 7 de diciembre de 2022PAP/EPA/SERGEI ILNITSKY

– Los comandantes rusos en este lugar nos dividieron en grupos más pequeños. En la noche del 24 al 25 de mayo nos enviaron a un centro de detención en Taganrog, Rusia, donde vivimos el infierno por primera vez. Desde el principio nos golpearon con las manos, los pies, porras de goma, palos y hasta martillos de madera. Pasé unos cuatro meses en prisión. Durante los dos primeros meses nos golpeaban casi todos los días. Éramos dos en la celda donde yo me alojaba y siete u ocho en otras celdas. Nos dimos cuenta de que esta era nuestra última parada y que no iríamos a ningún otro lado. Cada día era como el infierno. Casi todos los días nos golpean allí, tanto las fuerzas especiales chechenas como las rusas. Cuando nos desmayamos, nos levantaron, nos resucitaron y nos golpearon. Nos dijeron que nos levantáramos, nos sentáramos y cantáramos el himno ruso y las canciones militares. Indicó que durante el interrogatorio utilizaron descargas eléctricas.

«Para comer les dieron un trozo de pan negro, una rebanada de pan blanco, agua, una bebida química llamada Gobi, repollo hervido, en escabeche y en mal estado», dijo Starchenko. – Todo este tiempo intentaron persuadirnos de que renunciáramos a la posibilidad de un intercambio de prisioneros y nos quedáramos en Rusia, diciéndonos que Kherson, Kharkiv y otras ciudades ya pertenecen a ella. Bajo tortura, nos instaron a testificar que fuimos testigos de los suicidios de civiles o de su asesinato a manos del Regimiento Azov o del Ejército de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Dicho esto, no estábamos arruinados.

«Vine a Polonia para contarles lo que sucede cuando cae en manos de la Federación Rusa»

Hinadezh Starchenko, soldado del Batallón de Defensa Territorial de las Fuerzas Armadas de Ucrania, llegó a Polonia por invitación del Instituto Bielecki para testificar en el Centro Lemkin.

– He venido a Polonia para contarte lo que sucede cuando caes en manos de la Federación Rusa, cuando te conviertes en su prisionero. En estas circunstancias, la Convención de Ginebra, sin ley, no funciona. Pueden matarte, dejarte inválido. No hay garantías de que saldrás vivo de este infierno torturado.

Fuente de la imagen principal: PAP/EPA/SERGEI ILNITSKY