Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

La psicología de las teorías de la conspiración: ¿deberíamos reírnos o tener miedo?  – Ciencia loca

La psicología de las teorías de la conspiración: ¿deberíamos reírnos o tener miedo? – Ciencia loca

Las teorías de la conspiración pueden descartarse o ridiculizarse. Pero cuando llega al poder un hombre del que depende la seguridad de gran parte del mundo, debemos tomar en serio las teorías de la conspiración. Y comprender los miedos humanos de los que se alimenta y por qué algunas personas lo encuentran tan atractivo. Gracias a este conocimiento, podremos desarmarlos. De esto trata el libro «La psicología de las teorías de la conspiración».

El artículo forma parte de una colaboración remunerada con la editorial de la Universidad de Lodz.

Higo. Ciencia Loca

libro “La psicología de las teorías de la conspiración” de Jan Willem van Prooijgen Se trata de un breve y conciso repaso -por supuesto- de la psicología de las teorías de la conspiración. El punto de partida es que la creencia en conspiraciones tiene sus raíces en procesos psicológicos normales, no en condiciones patológicas. Esto es extremadamente importante para comprender los mecanismos que los gobiernan, que también subyacen a otras creencias o ideologías populares. Todos ellos reflejan el deseo del individuo de defender a su grupo contra un mundo hostil, una característica absolutamente universal de todas las sociedades humanas. Así que rechacemos creer que somos superiores a los «teóricos de la conspiración» y comencemos a leer este sabio libro.

¿Qué encontraremos en él?

Comencemos con el hecho de que las teorías de la conspiración son cada vez más diversas debido al hecho de que a veces se revelan conspiraciones reales iniciadas por destacados políticos o empresarios. Éste fue el caso, por ejemplo, del escándalo Watergate, cuando en 1973 una investigación periodística reveló una conspiración destinada a combatir -mediante métodos ilegales- a los opositores políticos del entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. Otra verdadera conspiración fue un experimento médico que duró 40 años, el llamado Estudio Tuskegee, en el que se observó a 399 afroamericanos con sífilis no tratada, una enfermedad de la que no tenían conocimiento. horror.

READ  Dar conferencias, teatro y aprender inglés. Están sucediendo muchas cosas en las imágenes del club Big Bochnia "Rosalka" - Primer plano de Bochnia y Brzesko

Estas conspiraciones de la vida real añaden más leña al fuego de las teorías conspirativas, ofreciendo a sus defensores argumentos como: «Si eso es cierto, ¿por qué no habría una conspiración entre los fabricantes de vacunas y Bill Gates?» O «Si el gobierno de Estados Unidos estaba tomando acciones encubiertas contra sus propios ciudadanos, ¿por qué no estuvo detrás de los ataques del 11 de septiembre de 2001?»

Me referiré aquí -al igual que Van Prooijgen- a la investigación realizada por Thomas Wright y Jack Arbuthnot mencionada en el libro. A medida que se desarrolló el escándalo Watergate, estos investigadores examinaron hasta qué punto la gente desconfiaba de los involucrados. Las conclusiones fueron muy inspiradoras, porque resultó que cuanto más desconfiaba una persona a diario de los demás, más probabilidades tenía de creer que Nixon estaba involucrado en la conspiración. Además, es más probable que la gente crea en teorías de conspiración sobre grupos que son ideológicamente diferentes a ellos. En consecuencia, era más probable que los demócratas creyeran en la conspiración iniciada por el republicano Nixon.

Estos son mecanismos muy importantes que respaldan la creencia en las teorías de la conspiración. Hay muchos de ellos, incluida la necesidad de reducir los sentimientos de incertidumbre, el miedo al futuro, el deseo de recuperar el control sobre la propia vida y la tendencia a notar patrones comunes a nuestra especie, la famosa «interconexión conectora». Puntos”. Las investigaciones que demuestran el papel de cada uno de estos factores se han discutido ampliamente en “Psicología de las teorías de la conspiración”. Cuando se mira, se pueden ver claramente los mismos elementos en las teorías de la conspiración existentes o emergentes.

READ  El aprendizaje a distancia es responsable de los exámenes de aplicación débiles

Hay innumerables ejemplos de a qué puede conducir la creencia en las teorías de la conspiración. Sólo mencionaré los que más me interesan, porque tocan temas científicos, a saber, los movimientos antivacunas que han provocado una disminución de la inmunidad colectiva frente a determinadas enfermedades infecciosas, o los movimientos anti-5G que han llevado a la destrucción de torres de telefonía móvil, o la amplia gama de tendencias de “medicina alternativa” que promueven curas falsas, ineficaces y/o nocivas (al contrario de las supuestas conspiraciones de médicos y compañías farmacéuticas).

Son cosas que son demasiado serias para ignorarlas e ignorar su existencia. Similar al hecho de que el ex y posiblemente futuro presidente de los Estados Unidos se siente como pez fuera del agua en medio de las teorías de la conspiración. Después de leer «La psicología de las teorías de la conspiración», sabrá exactamente desde qué lado se debe abordar este problema y por qué las teorías de la conspiración no pueden ignorarse bajo ninguna circunstancia. ¡Recomiendo altamente este libro!

Título: «La psicología de las teorías de la conspiración»

Autor: Jan Willem van Prooijgen

Editorial: Editorial de la Universidad de Lodz