Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Żydoteka, o por qué vale la pena leer literatura judía. “Al final, la biblioteca judía se convirtió en lo que solía buscar: un lugar donde no solo podías encontrar información sobre nuevos productos, sino también aprender sobre los clásicos y los más importantes.

La literatura judía, especialmente la histórica, todavía evoca muchos sentimientos en Polonia. ¿Y la fantasía? Aquí es donde el problema se vuelve más complicado. Pero luego Urszyla Rybicka, más conocida en línea como Żydoteka, viene al rescate.

Porque nada es tan amargo ni tan dulce como la verdad“Isaac Bashevis Singer escribió en Tales of the King of the Fields. Sobre él, entre otras cosas, le pregunté a Ursula Rebecca, periodista, traductora y fundadora de Żydoteka. Aquí es donde aprendí sobre literatura judía, que tengo la impresión de que en Polonia todavía no es lo suficientemente famoso, ¿por qué?

La literatura judía siempre ha estado en mi casa. Mi madre sugirió Amos Oz en mi infancia. Mi padre resumió el libro de Sholam Alikim “El sastre mágico y otro humor” en el teléfono. Más tarde, leí a los autores sobre mis raíces judías: Paul Celan, Walter Benjamin y Franz Kafka. ¿A quién recomendarías empezar?
Úrsula Rebecca:
Es difícil encontrar mejores profesores que Kafka o Ceilán, a pesar de sus exigencias. De los autores israelíes siempre recomiendo los clásicos: Amos Oz y David Grossman, maravillosas novelas de Zoroya Shalev o Eshkol Nevo. Digno de mención es Sayed Qashua, uno de los pocos palestinos que escribe en hebreo.

Tenga en cuenta que entre mis primeros contactos con esta literatura no hay mujeres. Conocí a Betty Friedan o Gertrude Stein en circunstancias relacionadas con el feminismo o la historia del arte.
La ausencia o escasa representación de las mujeres es típica de cualquier cultura dominada por hombres. Es bueno que hoy nos demos cuenta de la importancia de las voces de artistas como la poeta Zuzana Cinczanka o la novelista Esther Singer Kreitman, hermana mayor de los escritores Isaac e Israel Singer. Las revistas de Ana Frank y Rene Spiegel también son conmovedoras lecturas de la guerra.

¿Qué pasa con los escritores contemporáneos?
Las valientes voces de Dorit Rabinyan, Ayelet Gondar Goshen y Sarah Shiloh son tan precisas que su descripción de Israel muestra cuán complejo y multifacético es el mundo judío de hoy.

READ  ¡Anna Lewandowska reveló información sorprendente sobre Clara! No lo dudé

¿Cuál de estos autores le causó una impresión especial?
El punto de inflexión para mí fue la lectura del cuento “The Pipe” de Etgar Keret, que me robó el corazón. Decidí averiguarlo todo sobre este escritor, y también pensé que si escribe bien, quién sabe, ¿quizás en este Israel hay más como él?

Ella nos cuenta todo esto en el perfil de Żydoteka.
El perfil se creó hace unos años; he estado revisando la literatura judía durante un tiempo, así que decidí tomar fotos de las portadas y publicarlas en Instagram y Facebook. Pronto resultó que mucha gente estaba interesada en esta cultura, así que desarrollé el perfil para incluir también historias sobre libros. Al final, la Biblioteca Judía se convirtió en lo que estaba buscando: un lugar donde no solo se podía encontrar información sobre nuevos productos, sino también aprender sobre los clásicos y los escritores más importantes, entre bastidores en el mundo de la literatura judía o aún no completamente. exploró la literatura israelí contemporánea. Muestre la vida que renació después del Holocausto y continuó. Es una cultura diferente a la que conocemos, por ejemplo, de las historias de Singer, pero aún extraída de los logros históricos.

¿En qué se centran actualmente los escritores israelíes?
Principalmente en la vida diaria en el Medio Oriente, discuten el conflicto palestino-israelí o la militarización del estado. Abordaron el tema del Holocausto cuando este horror tocó directamente a sus antepasados. Un libro interesante que parece redefinir nuestra percepción de la memoria histórica es El monstruo de la memoria de Yishai Sarid. Muestra que puede haber deficiencias en la enseñanza sobre el Holocausto. El autor pregunta si es mejor contar una historia desde la perspectiva del perpetrador o la víctima.

¿La literatura judía se ocupó del Holocausto? Por ejemplo, todavía existen fuertes referencias en las obras de los escritores españoles al terror francés, como escribieron Jaume Capri y Manuel Rivas.
Aquí es similar. El Holocausto aún no se ha trabajado ni en la conciencia social ni en la literatura. En los libros de escritores israelíes, estos hilos no aparecen con tanta frecuencia como crees. Frente a la historia de la guerra está la peculiaridad de las obras creadas en Europa.

READ  Wirtualna Polska - todo importa

¿Qué otros libros te moldearon?
Aparte de los de Keret Boundless, me enamoré de “Intimate Grammar Book” de David Grossman y “Between My Own” de Amos Oz. Más tarde, me influyeron aquellas lecturas menos obvias, como los cómics de Rutu Modan o las pequeñas historias de Alex Epstein. Mirándolos, puedo ver que estos libros no solo dieron forma a mi pensamiento sobre el mundo judío, sino también sobre el mundo en general. Estas son historias universales sobre un hombre perdido que intenta encontrar el mejor lugar para sí mismo.

¿Es por eso que vale la pena leer la literatura judía por su universalidad?
Vale la pena leerlo para conocer a otra persona que quizás no tengamos la oportunidad de conocer en la vida cotidiana. Es un buen punto de partida para luchar contra nociones o estereotipos preconcebidos. Una lección de empatía y comprensión. La literatura judía también gira en torno a la vida religiosa tradicional, los rituales y las fiestas. Todos encontrarán algo para sí mismos. Las novelas policiales israelíes o las novelas gráficas de Modan mencionadas anteriormente son un gran entretenimiento. Cabe destacar que la literatura judía es una parte importante de la literatura polaca, por ejemplo las obras de Julian Tuym nos acompañan desde temprana edad.

¿Por qué, entonces, Isaac Bachevice Singer, premio Nobel de Literatura, no está incluido en el grupo de premios Nobel polacos, aunque sólo abandonó el país cuando tenía treinta y tres años?
Se dice que la patria del escritor es el idioma. Por eso puedo entender que Singer no está incluido en el grupo de ganadores del Premio Nobel polacos, porque en realidad no escribió literatura polaca. Sin embargo, su caso es más complejo: muestra cuán abiertos estamos a influencias diferentes de nuestra comprensión católica nacional tradicional del mundo. También creo que para muchos polacos, especialmente de la generación anterior, la cultura de los judíos puede ser una especie de arrepentimiento o una herida sin curar. Para algunos, el tema sigue siendo difícil y fácil de evitar. Por otro lado, los jóvenes a menudo se sienten fascinados por este desconocido “paraíso perdido”, una parte truncada de la cultura polaca.

READ  Grzegorz Turnau perdió la cabeza por el bien de su nieta. Divertido, animado e innovador. Su padre es Marek Kondrat.

La eliminación de los intelectuales polacos de origen judío de nuestra conciencia es consecuencia de la guerra, la posguerra y marzo del 68. ¿Por qué es importante restaurar su memoria?
El objetivo de los dos regímenes totalitarios era eliminar por completo a los judíos, no solo en el ámbito de la cultura o la vida social. Los que no murieron se vieron obligados a abandonar el país después de la guerra. Recordar el pasado es importante para nuestro futuro. ¿Seremos más inteligentes que las generaciones anteriores? Este es un tema particularmente urgente porque estamos asistiendo a un resurgimiento de movimientos neofascistas en muchos países europeos.

¿Te parece que los temas que estudias en la biblioteca judía despiertan emociones intensas y que luchas contra el odio?
Los ataques ocurren raramente, particularmente en tiempos de crisis, como ocurrieron durante la reciente escalada del conflicto palestino-israelí. En esos momentos, hay una creciente aceptación de las declaraciones públicas antisemitas, por lo que la gente exhala agresión.

En Polonia, la filosofía del semitismo se mezcla con el antisemitismo.
Creo que cuanto más nos ponemos en contacto con lecturas o películas valiosas, más resistentes somos a la manipulación y las noticias falsas. Aprenderemos a distinguir la verdad de los términos antisemitas, y así adquiriremos las herramientas para combatirla.

¿Qué cita es importante para ti para resumir esta conversación?
En palabras de Etgar Keret traducidas por Agnieszka Maciejowska, porque refleja a la perfección el espíritu de la época moderna: “¿Conoces la sensación de estar en algún lugar y preguntarte qué estás haciendo aquí? me hace irme. De cada lugar donde estoy a otro. No es un final.

* La entrevista apareció originalmente en la edición de agosto de la revista ELLE.