Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Ante una crisis constitucional, Perú asumió como nuevo presidente

LIMA, Perú (AP) — La vicepresidenta Tina Poluarte asumió el miércoles como próxima presidenta de Perú luego de que el Congreso votara por el presidente Pedro Castillo poco después de que se disolviera la legislatura.

La abogada de 60 años prestó juramento y se convirtió en la primera mujer presidenta en los más de 200 años de historia de la república independiente.

Su toma de posesión se estancó cuando el presidente y el Congreso parecían ejercer sus poderes constitucionales para expulsarse mutuamente.

Polwart dijo que su primera tarea sería lidiar con la corrupción del gobierno que condujo a la caída de Castillo.

«Hubo un intento de golpe… no resonó en las instituciones ni en la calle», dijo Bolvard. Pidió un alto el fuego político para establecer un gobierno de unidad nacional.

“Lo único que pido es un lugar, un tiempo para redimir al país”, dijo.

Bolvard, que habla español y quechua, fue elegido vicepresidente el 28 de julio de 2021 en la boleta presidencial que llevó a Castillo al poder.

Más temprano el miércoles, el Congreso de Perú acusó a Castillo Se vio obligado a dejar el cargo poco después de ordenar la disolución del parlamento antes de un referéndum programado.

La decisión de Castillo de disolver el Congreso ha sido calificada de golpe de Estado por la Defensoría del Pueblo, la Corte Constitucional y la Corte Suprema, aunque al menos un experto no está de acuerdo.

El Congreso de Perú tiene la capacidad de destituir al presidente, y el presidente tiene la capacidad de disolver el Congreso, por lo que «técnicamente, no es un golpe», dijo Eduardo Camara, profesor de ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad Internacional de Florida.

“Hay confusión en las 15.000 definiciones existentes de quién es el Congreso y quién es el Presidente”, dijo. El ganador será el más fuerte, dijo.

Los legisladores votaron 101-6 para destituir a Castillo de su cargo por «incapacidad moral permanente».

READ  La licencia de TVN24 fue decidida por KRRiT. Estación aprobada

Castillo salió del palacio presidencial en un automóvil que lo llevó por el centro histórico de Lima y luego a una estación de policía, donde no se supo de inmediato su estado. Una foto publicada en Twitter por la Policía Nacional, que ya fue eliminada, mostraba a Castillo sentado en la estación rodeado de oficiales.

Justo antes de la votación, Castillo anunció la formación de un nuevo gobierno de emergencia e instó a la próxima ronda de legisladores a redactar una nueva constitución para la nación andina. Mientras tanto, dijo durante un discurso televisado que gobernaría por decreto y que se impondría toque de queda desde la noche del miércoles.

Castillo también anunció cambios en la administración del poder judicial, la policía y el Tribunal Constitucional. El jefe militar de Perú luego renunció junto con cuatro ministros de Relaciones Exteriores y Economía.

La medida de Castillo marca el tercer intento de sus oponentes en el Congreso de destituirlo de su cargo.

La Oficina del Defensor del Pueblo, una agencia gubernamental autónoma, dijo antes de la votación en el Congreso que Castillo debería renunciar y entregarse al Departamento de Justicia. Después de años de democracia, Perú se encuentra en medio de un colapso constitucional que «no puede llamarse un golpe de Estado», dice el informe.

«El señor Castillo no solo es un presidente electo, sino que el pueblo debe recordar a los representantes electos para el servicio público. Las acciones de Castillo no ignoran la voluntad del pueblo».

En una votación en el Congreso, la vicepresidenta Tina Bolvarde llamó a la presidencia. A través de Twitter, Pollard desestimó las acciones de Castillo y dijo que “agravan la crisis política e institucional que la sociedad peruana debe superar con estricto apego a la ley”.

Boluiarte, una abogada de 60 años, es la primera mujer presidenta de Perú en más de 200 años como república independiente. Bilingüe en español y quechua, estaba en la misma boleta cuando los votantes eligieron a Castillo en julio de 2021. También se desempeñó como Ministro de Desarrollo e Integración Social.

READ  ¿Arsenal bajo presión para reemplazar al defensa del Benfica?

En un comunicado, el Estado Mayor Conjunto y la Policía Nacional de Perú rechazaron la constitucionalidad de la disolución del Congreso por parte de Castillo.

La reacción internacional a veces superó los acontecimientos.

apl. Lisa Kenna le pidió a Castillo a través de Twitter que retirara la orden de disolver el Congreso, diciendo que el gobierno de Estados Unidos rechazó cualquier medida «extraconstitucional» del presidente para interferir con el Congreso.

Poco después, el Congreso votó para destituir a Castillo.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció en Twitter que México ha decidido posponer la cumbre de la Alianza del Pacífico prevista para el 14 de diciembre en Lima debido a los recientes acontecimientos en Perú. Lamentando los hechos recientes, exigió respeto a la democracia y los derechos humanos.

Chile y España también tomaron una posición neutral. La administración del presidente chileno Gabriel Boric expresó su pesar por la situación política en Perú y deseó que la crisis se resuelva por medios democráticos.

El gobierno español condenó enérgicamente el colapso del orden constitucional y se felicitó por la autocorrección democrática.

«Nunca empañaré el buen nombre de mis padres honestos y ejemplares, amados por millones de peruanos», dijo Castillo en un notable discurso de medianoche en la televisión estatal antes de la votación.

El agricultor que se convirtió en presidente dijo que pagaría por los errores cometidos por inexperiencia. Sin embargo, dijo que una sección del Congreso “tiene la única agenda de destituirme del cargo porque nunca aceptó los resultados electorales que decidieron sus votos”.

Castillo negó los cargos de corrupción en su contra y dijo que estaban «basados ​​en declaraciones de personas que abusaron de mi confianza y buscaron reducir sus propias condenas penales».

Fiscales federales investigan seis casos contra Castillo, la mayoría relacionados con corrupción, con base en la teoría de que usó su poder para lucrar con obras públicas.

READ  Vispera de Año Nuevo. Enterrado. Multitud de turistas bajo las montañas Tatra. Policía adicional

Andy y miles de pequeños agricultores luchan por sobrevivir a la peor sequía en medio siglo en una lucha de poder en la capital de Perú. Sin lluvia, los agricultores no pueden cultivar papas, y el pasto que se está muriendo ya no puede sostener ovejas, alpacas, vicuñas y llamas. Para empeorar las cosas, la gripe aviar ha matado al menos a 18.000 aves marinas y ha afectado al menos a un productor avícola, amenazando a los pollos y pavos criados para la tradicional comida navideña.

La semana pasada, el gobierno confirmó que el país había experimentado una quinta ola de infecciones por COVID-19. Desde que comenzó la pandemia, 4,3 millones de peruanos se han contagiado, de los cuales 217.000 han fallecido.

Castillo, el primer presidente del país procedente de una comunidad agrícola pobre, asumió el cargo el año pasado sin ninguna experiencia política. Reorganizó su gabinete cinco veces durante su año y medio en el cargo, cerrando varias agencias gubernamentales a través de 60 funcionarios de gabinete diferentes.

Aunque Castillo es el primer presidente en ser juzgado durante su mandato, la investigación no sorprende en un país donde casi todos los expresidentes en los últimos 40 años han sido acusados ​​de corrupción vinculados a multinacionales como el gigante brasileño de la construcción Odebrecht.

Desde 2016, Perú se ha visto envuelto en crisis políticas, con el Congreso y los presidentes tratando de derrocarse unos a otros. El presidente Martín Vizcarra (2018-2020) disolvió el Congreso y ordenó nuevas elecciones en 2019. Esta nueva legislatura suprimió a Vizcarra al año siguiente. Luego vino el presidente Manuel Merino, cuya represión duró menos de una semana y dejó dos manifestantes muertos y 200 heridos. Su sucesor, Francisco Sacasti, duró nueve meses antes de que Castillo asumiera.