Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Lim: el primer satélite científico polaco que está en órbita desde hace 10 años

Lim: el primer satélite científico polaco que está en órbita desde hace 10 años

Hace exactamente 10 años, el 21 de noviembre de 2013, se lanzó un cohete Dnepr desde el cosmódromo ruso Dombarovsky, que puso en órbita el primer satélite científico de Polonia, llamado Lem. Una década después, el satélite sigue conectado a la Tierra, según informó el martes CBK PAN.

Lime es un cubo espacial, cubos sat, con unas dimensiones de 20 x 20 x 20 cm. Su principal instrumento de investigación es un telescopio con un diámetro de sólo 30 mm, una distancia focal de 70 mm y un campo de visión relativamente amplio (24 grados). Esto fue suficiente para que el pequeño CubeSat pudiera realizar hasta seis millones de observaciones de estrellas más brillantes y calientes que el Sol durante una década en órbita. Gracias a LIM y al segundo satélite polaco de la constelación Bright, los científicos polacos investigaron los mecanismos de transferencia de energía y momento angular que operan dentro de las estrellas más calientes, como se lee en un comunicado de prensa del Centro de Investigación Espacial de la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia.

«Lim hizo alrededor de seis millones de mediciones de más de 200 estrellas de diferentes tipos, incluidas estrellas binarias, estrellas calientes, estrellas frías, púlsares, magnetares, estrellas con vientos y muchas otras. Había tantas que no podía distinguirlas». .” Objetivo: “Para mí se trataba de estrellas calientes y pulsantes”, dice el profesor Lim. Gracias a las habilidades de Lem, hemos aprendido lo increíblemente complejo que es y cuánto nos queda por aprender al respecto». Gerald Handler del Centro Astronómico de la Academia de Ciencias Polaca Nicolás Copérnico. Fundación creada en cooperación con el Centro de Investigación Espacial de la Academia Polaca de Ciencias, la Federación de Polonia, parte del sistema Bright.

READ  El profesor Grzegorz Królczyk es presidente del Consejo para la Innovación en la Educación Superior y la Ciencia

Porque, como informa CBK PAN, Lem es sólo uno de los cinco satélites que forman la constelación BRITE (BRIte Target Explorer) canadiense, austriaca y polaca. El autor de la idea de la constelación internacional, así como del plan científico y los planes de implementación de los satélites de la serie BRITE, fue el profesor Slawomir Rusinski, un astrónomo polaco que enseña en la Universidad de Toronto. La parte polaca del proyecto, concretamente los nanosatélites Lem y Heweliusz, fue financiada por el entonces Ministerio de Ciencia y Educación Superior. El coste ascendió a 16 millones de zlotys polacos. Los nombres fueron elegidos en un concurso. Michał Radomił Wiśniewski propuso darle el nombre de Lem al primer BRITE.

«Bright pertenece a la serie de los llamados nanosatélites cuyo peso no supera los 10 kg. Su producción está especializada, entre otras cosas, en el Laboratorio de Vuelo Espacial de la Universidad de Toronto, a través del cual también se lleva a cabo un programa científico». Según el acuerdo con la SFL, la parte canadiense proporcionó la mayoría de los componentes y subsistemas necesarios para integrar el primer satélite, completó la documentación y capacitó a un equipo de ingenieros para llevar a cabo adecuadamente las pruebas de integración y de objetos antes del lanzamiento. En el segundo satélite, la proporción de componentes suministrados desde Canadá fue limitada y una parte importante de los subsistemas se desarrollaron en CBK PAN y se fabricaron en Polonia.

Como se destacó, el Programa Bright fue una “oportunidad sin precedentes” no sólo para la ciencia polaca, sino también para la industria polaca de adquirir nuevas tecnologías y al mismo tiempo estar presente en el foro de exploración espacial.

READ  Nuevos puntos de aprendizaje para los médicos. El reglamento entrará en vigor el 1 de marzo.

“La colocación de un satélite propiedad de la República de Polonia en el espacio también requiere varias medidas administrativas y logísticas formales que aún no se han aplicado en Polonia”, afirma CBK PAN.

Además, en el Centro Astronómico y en 2012 se creó una estación de control de vuelo de satélites en la Universidad Nicolás Copérnico, que utiliza comandos enviados a través de antenas instaladas en CAMK para controlar el funcionamiento de los satélites y recibir datos operativos y científicos de las misiones.

Como se describe en el anuncio, el cohete Dnepr, que llevaba a bordo 33 pequeños satélites, fue lanzado el 21 de noviembre de 2013 a las 22:00 horas. Lim se separó de la etapa superior del cohete después de menos de 16 minutos de vuelo. Exactamente una hora y 38 minutos después del despegue se produjo el primer contacto con el avión. Duró 12 minutos. Las pruebas continuaron hasta el 28 de noviembre, cuando comenzó la fase científica, que se prolongó hasta mayo de 2020.

Actualmente, aunque Lim todavía está en órbita, ya no proporciona datos astronómicos debido a un problema técnico. Sin embargo, la estación aérea de CAMK PAN todavía recibe la señal enviada por Lem.

«Antes del Proyecto BRIGHT, nadie pensaba que sería posible realizar mediciones científicamente valiosas del brillo de las estrellas gracias a los nanosatélites. Este tipo de mediciones requieren un posicionamiento muy preciso del telescopio en relación con el objeto en estudio. También es difícil Colocar nanosatélites de esta manera”. Precisión. Pero el proyecto BRITE demostró que es posible, abriendo el camino a muchas misiones similares”, afirma el profesor Al-Rai.

READ  38 hospitales se han unido al Sistema de Información Médica de Małopolska. “Más de 2 millones de pacientes registrados”

Y doctorado. El ingeniero Piotr Orlianski, director del Centro de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Polonia y uno de los ingenieros que trabajan en los satélites BRITE, añade: “Gracias a nuestra participación en el Consorcio BRITE, hemos aprendido a construir nanosatélites científicos en un momento en el que «Parece que tales dispositivos no pueden cumplir objetivos científicos. Teniendo en cuenta el desarrollo de la tecnología espacial y el hecho de que hoy en día se ponen en órbita pequeños satélites que operan en constelaciones, podemos decir con seguridad que estábamos en la vanguardia. El modelo del satélite Lim sigue en pie a la entrada del Centro de Investigación Espacial de la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia, lo que nos recuerda que incluso un instrumento espacial pequeño pero bien construido puede hacer grandes cosas.(PAP)

Ciencia en Polonia

agt/