Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Los guardias suizos se van tras rechazar las vacunas

Después de que el Papa Francisco presentó Vacunación obligatoria en el Vaticano, tres miembros de la Guardia Suiza que se negaron a aceptar la droga contra el COVID-19 decidieron dejar el servicio. Otros tres se opusieron al procedimiento obligatorio de “vacunación” pero no renunciaron y fueron suspendidos a pedido del Vaticano.

Portavoz de la Guardia Suiza: Se fueron ‘voluntariamente’

135 miembros de la Guardia Papal Suiza escucharon un ultimátum para aceptar la vacuna. Este es un paso más después de la introducción del régimen de aislamiento sanitario para los invitados del Vaticano y los supuestos italianos del “Pase Verde”. A partir del 1 de octubre, solo las personas “completamente vacunadas” que tengan un resultado negativo en la prueba del coronavirus (válido por 48 horas) o que tengan un estatus oficial de “convaleciente”, pueden ingresar al Vaticano.

El portavoz de la Guardia Suiza, el teniente general Urs Brettenmoser, dijo al diario suizo Tribune de Genève que los tres guardias se marcharon “voluntariamente”. Expresó su apoyo a restricciones tan estrictas, diciendo que era “una medida consistente con las acciones tomadas por otras unidades militares en todo el mundo”. La actitud de los tres guardias que abandonaron repentinamente el servicio se repitió en un comunicado oficial a Associated Press.

¿’Totalitarismo’ en el Vaticano?

El secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, quien decretó el 28 de septiembre que cualquier empleado que no recibiera el tratamiento COVID-19 no sería admitido en el Vaticano y sería suspendido de su cargo. Su ausencia del trabajo se considera una “ausencia injustificada” y no se debe pagar el salario.

READ  ¿La vacuna sucia Sputnik V causó problemas de salud?

Permítanos recordarle que el Catecismo de la Iglesia Católica reconoce que negarse a pagar un salario por el trabajo es un pecado que exige venganza del Cielo.

Lea también:
¿El Papa destruye la vida religiosa? Los franciscanos confirman los temores del arzobispo. Vigan
Lea también:
Papa Francisco en el Día de la Emigración: La Iglesia va camino de un mundo que “no excluye a nadie”
Lea también:
El verde pasa mejor que el bautismo. Deuda de alcantarillado en el Vaticano