Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Sensores cuánticos: ¿un gran avance en la detección de enfermedades cerebrales? Los científicos sacaron nuevas conclusiones

  • Los nuevos sensores cuánticos de alta sensibilidad podrían identificar enfermedades cerebrales en el futuro
  • Estoy hablando de enfermedades como la demencia, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la enfermedad de Parkinson.
  • Estos son los informes publicados en la revista científica «Scientific Reports».

Un gran avance en el diagnóstico de enfermedades cerebrales

Desarrollados por científicos de la Universidad de Sussex, la Universidad de Brighton y el Instituto Nacional de Medición de Alemania, los escáneres cuánticos pueden detectar campos magnéticos generados durante la activación neuronal. Al medir los cambios en el cerebro a intervalos cortos, rastrean la velocidad a la que las señales viajan a través del cerebro. El paciente puede ser examinado dos veces, con varios meses de diferencia, para ver si la actividad en su cerebro se está desacelerando. Esta desaceleración puede ser una señal temprana de la enfermedad de Alzheimer u otras afecciones cerebrales.

Hemos demostrado por primera vez que los sensores cuánticos pueden generar resultados muy precisos en términos de espacio y tiempo. Si bien otros equipos han demostrado los beneficios de localizar señales en el cerebro, esta es la primera vez que se ha demostrado que los sensores cuánticos también son extremadamente precisos en términos de sincronización de señales, dijo la autora principal Ekaterini Gialupso, estudiante de doctorado en la Universidad de Sussex. . Esto podría ser realmente importante para los médicos y pacientes interesados ​​en desarrollar trastornos cerebrales.

Sensores cuánticos. ¿Por qué son mejores que los métodos de prueba tradicionales?

Los sensores cuánticos son más precisos que los electroencefalogramas (EEG) o las máquinas de imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI) que registran la actividad cerebral, en parte debido al hecho de que pueden acercarse al cráneo. Una distancia más corta entre los sensores del cerebro puede mejorar no solo la resolución espacial, sino también la resolución temporal de los resultados. Esta doble mejora en la precisión, tanto en el tiempo como en el espacio, significa que las señales producidas por el cerebro se pueden rastrear de una manera que no está disponible para otros tipos de sensores.

READ  ¿Aprendizaje a distancia y citas con limitaciones? El Ministro de Salud tomó la palabra - Super Express

«Es la tecnología cuántica la que hace que estos sensores sean tan precisos», explica el profesor Peter Krueger, director del Laboratorio de Instrumentación y Sistemas Cuánticos de la Universidad de Sussex. Los sensores contienen átomos de rubidio. Los láseres caen sobre los átomos, y cuando los átomos experimentan cambios en el campo magnético, emiten luz de una forma diferente. Las fluctuaciones en la luz emitida revelan cambios en la actividad magnética del cerebro. La precisión de los sensores cuánticos se midió en milisegundos y milímetros.

MEG es el futuro. Todavía es caro ahora

Un método no invasivo para estudiar la actividad cerebral que puede utilizar sensores cuánticos se llama EEG magnético (MEG). A diferencia de los escáneres cerebrales existentes, que envían una señal al cerebro y registran lo que regresa, MEG mide pasivamente lo que sucede dentro del cerebro, eliminando los riesgos para la salud asociados actualmente con las pruebas de detección para algunos pacientes.

Actualmente, los escáneres MEG son caros y voluminosos, lo que dificulta su uso en la práctica clínica. Los avances en la tecnología de sensores cuánticos pueden ser fundamentales para trasladar los escáneres de entornos de laboratorio altamente controlados a entornos clínicos del mundo real.

Consulte también: La serie de podcasts Health in Conversation está a punto de comenzar. El primer invitado fue Grzegorz Błażewicz

Diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. una. Janik: Contamos con la disponibilidad de dos nuevos estudios