Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Un caracol carnívoro en Polonia.  Incluso come pájaros pequeños.  Puede que esté cerca de tu casa.

Un caracol carnívoro en Polonia. Incluso come pájaros pequeños. Puede que esté cerca de tu casa.

En los últimos años, Polonia se ha enfrentado a una especie invasora nueva, oscura pero peligrosa: el caracol español (Arion vulgaris). Este caracol grande y transparente se ha extendido por Europa desde los años 50 y ahora ha llegado a América del Norte. No te dejes engañar por su inocente nombre: el caracol español es una auténtica pesadilla para jardineros y agricultores, además de una amenaza para la fauna autóctona.

Por Xauxa Håkan Svensson – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11200581

Hay ataque de plaga de caracoles

El caracol español puede alcanzar altas densidades de población y causar graves daños a cultivos hortícolas y agrícolas. Su ciclo de vida es anual: los adultos aparecen en verano y mueren antes del inicio del invierno, pero durante este tiempo ponen numerosos huevos, de los cuales nacen generaciones posteriores de estos moluscos volátiles.

Peor aún, el caracol español no se limita a las plantas. Puede alimentarse de pequeños invertebrados e incluso atacar a polluelos de aves que anidan en el suelo. Su víctima es devorada viva, a menudo dolorosamente. Esto convierte a esta especie en una amenaza real para la biodiversidad en las zonas que coloniza.

¿De dónde vino esta invasión?

A pesar de su nombre, el caracol español no proviene de España. Originalmente fue identificada erróneamente como Ariane lusitanicus cuando se registró por primera vez como especie invasora en Francia en 1956. De ahí proviene su otro nombre: caracol lusitano.

Sin embargo, investigaciones posteriores revelaron que el verdadero Arian lusitanicus era una especie separada que se encontraba en la parte occidental de la Península Ibérica. El caracol español, aunque anatómicamente muy similar, se diferencia en la forma de algunos órganos internos y en el número de cromosomas.

READ  Moraviki publicó una foto con su esposa

¿Cómo reconocerlo y qué hacer?

El caracol español puede alcanzar tamaños impresionantes: hasta 15 cm de longitud. Su cuerpo suele ser de color marrón o rojo, a veces con rayas oscuras. Un rasgo característico, visible cuando el caracol se mueve, es la base clara del pie.

Si nota este caracol en su jardín o campo, no ignore el problema. El caracol español se reproduce muy rápidamente y puede apoderarse de una zona entera en poco tiempo. El mejor método de control es la recolección manual y la destrucción de individuos y sus huevos.

Recuerde no mover caracoles ni tierra de áreas donde se encuentra esta especie. Al hacerlo, puede contribuir, sin saberlo, a una mayor propagación.

La invasión continúa

Desafortunadamente, el caracol español no es la única especie invasora con la que tenemos que lidiar. La globalización, el cambio climático y las actividades humanas significan que cada vez más especies exóticas terminan en nuevas áreas, a menudo con consecuencias desastrosas para los ecosistemas locales. Por eso es tan importante ser consciente de la amenaza y actuar en caso de detectar señales perturbadoras.

Portal de la Libertad Varsovia en Pikulka. Editor y propietario: Capital Media SC ul. Grzybowska 87, 00-844 Varsovia