Diario Bernabéu

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

¿Mejores servicios públicos frente a datos personales? Los polacos dudan

Solo el 35,4 por ciento. Los polacos aceptan el uso de datos de ubicación y contactos con los ciudadanos para reducir el desarrollo de enfermedades infecciosas. Menos de la mitad de los encuestados (45,2%) estarían dispuestos a compartir datos sobre hábitos saludables a efectos de programas preventivos de salud pública; estas son las conclusiones del estudio en el que el Instituto Económico Polaco preguntó a los polacos sobre su disposición a compartir sus datos. . Implementar programas generales en áreas como salud, transporte y consumo eléctrico.

En primer lugar, cabe señalar que el sector público tiene cantidades masivas de datos administrativos. Sin embargo, para crear servicios públicos de mejor calidad, incluidos los basados ​​en análisis avanzados, la información pública debe estar vinculada a los datos proporcionados directamente por los ciudadanos. Solo entonces se revelará su verdadero potencial.

“Esto requiere las tecnologías y competencias de los empleados del sector público y los ciudadanos – los usuarios, pero también – a la luz de los desafíos relacionados con la seguridad y privacidad de los datos – una nueva forma de contrato social relacionado con el uso de datos por parte del estado” – PIE los analistas escribieron en el “¿Queremos compartir datos privados?”

BUSINESS INTERIA está en Facebook mientras está al día con los últimos acontecimientos

Se ha prestado cada vez más atención a la importancia de los datos de los ciudadanos durante la pandemia de Covid-19, por ejemplo, al identificar brotes de infección para ‘apagarlos’ rápidamente. Los datos de ubicación, navegación y conectividad eran teóricamente perfectos para esto. En la práctica, no funcionó como se esperaba, como lo demuestra la dificultad para convencer a los polacos de que instalen la aplicación gubernamental Stop Covid ProteGO Safe.

“A pesar de las grandes esperanzas para este tipo de solución, en la práctica, se ha demostrado que su importancia para limitar la propagación de la infección es algo marginal”, enfatizaron los autores del estudio. La falta de confianza en el poder o la tecnología ha detenido el uso más amplio de tales soluciones en la lucha contra la pandemia.

En 2020, la economía basada en datos está valorada en 307.000 millones de euros, o alrededor del 2,6%. PIB de la Unión Europea. La construcción de una economía basada en datos es uno de los principales ejes de la política económica de la Unión Europea para los próximos años y una de las principales tendencias de la digitalización. Se están tomando iniciativas legislativas, como la Estrategia Europea de Datos, no solo para acelerar el proceso, sino también para aumentar la seguridad y, por lo tanto, la confianza y la voluntad de los ciudadanos para compartir datos.

“Uno de los principales problemas que pretende abordar esta legislación es la desconfianza en el intercambio de datos. La regulación podría tener impactos económicos tangibles estimados en 7-11 mil millones de euros en 2028”. Escribe en el Informe PIE.

Los resultados de la encuesta del Eurobarómetro realizada en 2019 indican que el 60 por ciento de los europeos estarán dispuestos a compartir sus datos personales de forma segura para mejorar los servicios públicos. Es probable que los servicios médicos mejoren (43%) y, en un grado ligeramente menor, mejoren la respuesta a las crisis (31%).

Tanto como 82 por ciento suecos, 77 por ciento holandeses, 72 por ciento. Los daneses compartirán sus datos para mejorar los servicios de salud. En el otro extremo, hay siete países donde el indicador más común fue la renuencia a compartir datos bajo cualquier circunstancia. El porcentaje más bajo de personas que querían compartir datos para cualquier propósito se encontraba en Bulgaria (44%), Portugal (45%) y Polonia (51%).

En su investigación, el PIE decidió investigar cómo los polacos perciben los datos y están dispuestos a compartirlos para aumentar la efectividad de los servicios públicos en tres áreas: protección de la salud, transporte público y uso de electricidad.

Los polacos están menos dispuestos a compartir sus datos con instituciones públicas que los residentes de países más avanzados digitalmente. Los participantes de nuestro estudio pueden mostrarse reacios a compartir datos con instituciones públicas y pueden temer posibles consecuencias negativas para ellos mismos. Por lo tanto, aumentar la confianza es de vital importancia para desarrollar una economía basada en datos, quizás más que en otras áreas, dice Bowie Śliwowski, líder del equipo de estrategia de PIE.

Menos de la mitad de los encuestados estarían dispuestos a presentar sus datos a programas en salud (45,2% en hábitos saludables y 39,5% en salud), transporte (38,9%) o energía (44,5%).

Si. El 30 por ciento mostró una actitud negativa hacia esta idea.

Pero, ¿qué pasa si especificamos los beneficios que se derivarán de ella (bien individual y / o público)?

“En el estudio que se realizó, no mostramos diferencias estadísticamente significativas en el deseo de compartir datos entre grupos presentados con un beneficio individual o público en ninguna de las áreas analizadas (salud, transporte, energía). Los beneficios que surgen de los datos de divulgación para las necesidades de encuestas de servicios públicos no afectaron significativamente la voluntad de compartir datos. Las diferencias mínimas en la distribución de las respuestas en ambos subgrupos se repitieron de manera similar en los tres dominios ”- resultados del estudio PIE.

¿Quién estará más dispuesto a compartir los datos? Cuando se trata de compartir información sobre el estado de salud, las personas entre 18 y 24 años (47,9%) lo harían de buena gana. En menor medida, las personas de 45 a 54 años (41,8%) y de 55 a 64 años (41,3%). La proporción más pequeña fue anunciada por personas de entre 25 y 44 años (alrededor del 36%). Lo mismo ocurre con otras preguntas, como compartir datos sobre hábitos de salud, datos de ubicación o consumo de energía.

Sorprendentemente, es la actitud significativamente menos negativa hacia el intercambio de datos en una cohorte más joven de adultos mayores. El 16,5 por ciento de los datos de salud no se compartirán. Personas entre las edades de 18-24, 34.8% tienen entre 35-44 años y 32.5% tienen entre 55-64 años.

“(…) un análisis de la disposición para compartir datos en tres grupos de edad condujo a un hallazgo sorprendente: un nivel relativamente alto de preparación entre los ancianos (55-64), quienes en varios aspectos estaban más dispuestos a compartir datos que los representantes de los grupos más jóvenes ”- leemos en el informe.

Los autores también indican que los encuestados con estudios superiores (a efectos de estudio, esta categoría incluye a personas con maestría o estudios superiores) y aquellos que han completado estudios de licenciatura (41,8% y 42,5%, respectivamente. Respuestas). También debe tenerse en cuenta que en el grupo de personas con el nivel de educación más alto, el porcentaje de encuestados que tuvo dificultades para dar una respuesta inequívoca fue el más pequeño (24,4%). Compartir datos para las necesidades de la aplicación de optimización del transporte “- escriben los expertos en el informe.

El estudio también muestra que las experiencias previas, las competencias y el “sentido de control sobre los datos” están sujetos al intercambio de datos.

PIE preguntó: si las experiencias negativas y los problemas al usar la web y las aplicaciones, como la pérdida de documentos, imágenes u otros datos debido a malware (como un gusano informático o un caballo de Troya), un pirateo de una cuenta de correo electrónico o una identidad en línea robo (robo de datos personales, suplantación de identidad al realizar compras en línea), problemas con los sitios web de phishing de datos personales: ¿se traducen en más precaución al compartir datos?

no exactamente. Los datos de salud todavía estarán disponibles en un 43 por ciento. Participantes que encontraron problemas de seguridad en línea, 36,1 por ciento. Gente sin esos problemas.

Bartosh Bednars

Done el 1% para ayudar a los niños – Programa gratuito aquí

READ  Pepco Group tiene como objetivo un EBITDA de 1.000 millones de euros en 5-7 años, tres veces el número de tiendas - Inwestycje.pl